El episodio más reciente del drama rumbo a 2018 ha tenido por escenario, nuevamente, al Congreso de la Unión.

Santiago Nieto al rendir protesta como titular de la Fepade, en 2015. Foto: AristeguiNoticias.com

En semanas pasadas, luego de que sorpresivamente un grupo de Senadores panistas votaran junto con el PRI para nombrar a la Mesa Directiva de esa Cámara, la Cámara de Diputados se vio paralizada durante días ante la negativa del PAN, el PRD, Movimiento Ciudadano (los del Frente), así como del PT y Morena de votar a favor de la integración de su respectiva Mesa Directiva, como protesta por lo que — decían — era la inminente imposición del #FiscalCarnal al frente de la todavía inexistente Fiscalía General de la República.

Esta vez, con elementos muy parecidos, el problema ha sido provocado por la sorpresiva destitución de Santiago Nieto Castillo como titular de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade), por órdenes del encargado del despacho de la PGR. Es decir, un funcionario suplente destituyó a uno electo por procedimiento constitucional con la aprobación de las dos terceras partes del Senado.

Pero ahora, el conflicto ha regresado a la Cámara de Senadores, pues es la misma encargada tanto del nombramiento del titular de la Fepade como de restituirlo en caso de considerar injusta su remoción, tal y como lo marca la Fracción II, del Décimo Séptimo Transitorio de la Reforma Constitucional del 10 de febrero de 2014.

Como el procedimiento para ello no está reglamentado, ayer martes la Junta de Coordinación Política del Senado acordó realizar la votación en el Pleno por vía de la cédula (votación secreta, con papeletas depositadas en una urna), lo cual ha sido objetado por los partidos de oposición. Ya que estos últimos alegan que la votación secreta servirá para que no todos sus Senadores voten en bloque con las bancadas opositoras al PRI.

Ello tiene una razón de ser, pues la sola presencia de Ernesto Cordero como Presidente de la Mesa Directiva del Senado es evidencia de que es posible la disidencia al interior de bancadas tan supuestamente cohesionadas como la del PAN, lo que actuaría en beneficio de la remoción de Santiago Nieto en la Fepade y del PRI.

El asunto de fondo, sin embargo, no es menor y no podemos dejar que pase desapercibido ante la coyuntura que se está dando en este momento en el Senado.

Y es que la negociación para lograr no solamente que se celebre el Pleno del Senado, sino de que la votación se lleve a cabo de manera abierta y pública, así como que el resultado sea favorable al retorno de Santiago Nieto a la Fiscalía, parece incluir la renuncia del propio ex titular de la Fepade a continuar su investigación del Caso Odebrecht, mismo por el cual se originó todo este asunto.

Si bien esto podría parecer muy aventurado, habrá que hacer memoria para caer en cuenta de que ésta no es la primera polémica en la que se enfrasca y se pone en duda la credibilidad de Santiago Nieto Castillo como titular de la Fepade.

En noviembre de 2015, con motivo de una investigación por presuntos delitos electorales cometidos por el Partido Verde, la Fepade solicitó la aprehensión de Arturo Escobar, quien fuera presidente nacional de dicho partido, Senador y Diputado, y en ese momento Subsecretario de Prevención y Participación Ciudadana de SEGOB.

Dicha solicitud de orden de aprehensión motivó la renuncia del propio Arturo Escobar y una oleada de comentarios en medios de comunicación de alcance nacional, dada la gravedad del asunto, de la nota, y porque ello se sumaba a la polémica que previamente se había ceñido sobre el Partido Verde cuando el INE había decidido discutir si procedía la cancelación de su registro como partido político, por las continuadas violaciones cometidas contra la ley electoral.

Acostumbrado a hacer manejo de crisis con una contraofensiva, el Partido Verde y Escobar respondieron en medios de comunicación filtrando información sobre los trabajos previos de Santiago Nieto Castillo. Particularmente, la parte de su Currículum donde se había omitido su participación como asesor del PRD en algún momento de su carrera.

Una suerte similar sufrió Lorenzo Córdova, Consejero Presidente del INE, cuando la discusión para quitarle el registro al Partido Verde, pues fue justo después de esa noticia que se filtró la llamada donde el funcionario se burlaba de la manera de hablar de un líder indígena con quien había participado en un foro organizado por el propio Instituto.

El resultado del contraataque del Verde en ambos casos fue el deseado. La discusión en el Consejo General del INE para quitarle el registro fue desechada; y Santiago Nieto Castillo se desistió de la solicitud de orden de aprehensión contra Arturo Escobar.

Ambas experiencias pueden servir para imaginar que, ante una eventual negociación del PRI y del Verde en el Senado con las bancadas de oposición, el desistimiento de seguir investigando el Caso Odebrecht podría estar fácilmente sobre la mesa.

A fin de cuentas, y a sabiendas de que todavía falta mucho por ser revelado en el caso de corrupción de esta empresa brasileña, cuyas implicaciones podrían tocar la campaña presidencial del actual Presidente Enrique Peña Nieto, la moneda de cambio parece asomarse como algo razonable.

El panismo conseguiría disciplinar a sus Senadores rebeldes, los demás partidos de oposición conseguirían presumir una victoria, y el PRI conseguiría matar de una vez por todas el asunto de Odebrecht y mantener, una vez más, controlado a un Fiscal Electoral que les ha resultado incómodo y muy mediático en tan poco tiempo.

Por lo pronto, para continuar con el desprestigio contra el ex Fiscal donde ya se cuentan a Ricardo Alemán vía Milenio y Ciro Gómez Leyva vía Imagen TV, el señalado ex Director de PEMEX, Emilio Lozoya Austin, ha anunciado que prepara dos denuncias penales en contra de Santiago Nieto.

De ser restituido en el cargo el día de mañana (si se celebra el Pleno), tiempo libre es lo que no tendrá Santiago Nieto al frente de la Fepade.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *